The WikiLeaks Supporters Forum

WikiLeaks Information Center => Languages => Global Intelligence Files => The Leaks => Spanish => Topic started by: wellHiThere on April 13, 2012, 06:07:15 AM

Title: Los correos Stratfor de Wikileaks: ¿una Acusación Secreta contra Julian Assange?
Post by: wellHiThere on April 13, 2012, 06:07:15 AM
"This article has been translated by a volunteer translator. Neither WL  or The Official WikiLeaks Forum shall be held accountable for errors.  The reader is welcome to check him/herself the original source linked  below, and to comment if there is an error or misinterpretation. If an  error is identified we shall endevour to correct it"

"Este artículo ha sido traducido por un traductor voluntario. Ni WL ni El Foro Oficial de Wikileaks seran responsables por errores. Se recomienda al lector verificar por sí mismo la fuente indicada más abajo, y comentar si existiese algún erros o malainterpretación. Si algún error es identificado intentaremos corregirlo"


"WikiLeaks Stratfor Emails: A Secret Indictment Against Julian Assange?"
28 Feb 2012, English, #47
http://www.rollingstone.com/politics/blogs/national-affairs/wikileaks-stratfor-emails-a-secret-indictment-against-assange-20120228
WLF: https://www.wikileaks-forum.com/index.php/topic,8870.0.html



Los correos Stratfor de Wikileaks: ¿una Acusación Secreta contra Julian Assange?

Publicado: 28 de febrero de 2012, 1:35 PM ET | Por Michael Hastings


El 26 de enero de 2011 Fred Burton, Vicepresidente de Stratfor, una empresa privada líder de inteligencia que se jacta de ser una CIA en las sombras, envió un excitado correo a sus colegas. "Texto NO para publicar", escribió, "Tenemos"- refiriendose al gobierno de Estados Unidos- "una acusación sellada para Assange. Por favor no divulgar".

La noticia, si verdadera, era una bomba. En ese momento, el Departamento de Justicia estaba acelerando su investigación de Julian Assange, el fundador del grupo anti-secretismo Wikileaks, el cual durante los últimos años ha revelado cientos de miles de documentos sensibles del gobierno. Una Acusasión según la Ley de Espionaje de 1917 sería la acción más seria en contra de Assange hasta el momento, posiblemente allanando el camino para su extradición a Estados Unidos. (Assange esta actualmente en arresto domiciliario en Gran Bretaña contestando el pedido de extradición a Suecia por cargos de asalto sexual.)

Burton, un ex-agente federal del Servicio de Seguridad Diplomática de los Estados Unidos, tenía razones para confiar en su información. Habitualmente se jactaba de sus fuentes gubernamentales de primera categoría ("colegas de la CIA," los llama en otro correo), y en su rol de agente antiterrorismo había trabajado en algunos de los casos más resonantes de los últimos años, incluyendo el arresto del primer atentado bomba al World Trade Center, Ramzi Yousef. Como Vicepresidente de Stratfor Global Intelligence, basada en Texas, una empresa privada con contratos con corporaciones y varias agencias gubernamentales, como el Departamento de Seguridad Interior (Homeland Security), para recolectar y analizar inteligencia en asuntos políticos alrededor del mundo, era parte de su trabajo mantener esos contratos vigentes y cmpartir información propietaria (inside information) con analistas de la empresa. (Los correos citados en este artículo-contenidos en una fuga de 5 millones de correos internos de Stratfor- fueron examinados por Rolling Stone en una asociación investigativa con Wikileaks.)

La información de Burton tienen un aura de verdad. Como repotró Glen Greenwald en Salon en mayo pasado, un Gran Jurado Secreto a comenzado a tomar testimonios a partidarios de Wikileaks en una corte en Alexandria, Estado de Virgina. En diciembre, durante una audiencia previa a juicio a Bradley Manning, un soldado del Ejército que supuestamente dió a Wikileaks una cantidad enorme de información en 2009, los fiscales intentaron repetidas veces de convencer al juez que Assange conspiró con Manning para divulgar la información. Los propios abogados de Assange advirtieron de una posible acusación un mes antes de que Burton dijese que la acusación existía.

Un vocero del Departamento de Justicia declinó comentar sobre si había o no una acusación contra Assange; un vocero de Stratfor también declinó comentar, encaminándome a la declaración y al video de Youtube que la empresa comunicó luego del aviso de Wikileaks que obtuvo y planeaba publicar los 5 millones de correos electrónicos internos de la empresa. "Esta es una violación de privacidad deplorable, desgraciada -e ilegal-" el Gerente General de la empresa George Friedman dijo en una declaración, advirtiendo que algunos de los correos pueden haber sido "falsificados". Sin duda, este es un territorio nuevo. La última fuga de información ha desatado un debate sobre la ética de publicar información supuestamente robada. Mienbros del colectivo de piratas informáticos Anonymous dicen haber pasado los correos electrónicos a Wikileaks; Wikileaks sostiene no conocer la identidad de quién(es) proveyeron la información mantiene su política de no comentar sobre sus fuentes.

Assange, quièn responde a la revelación sobre la acusación en un comunicado aquí (http://wikileaks.org/Stratfor-Emails-US-Has-Issued.html), se ha vuelto una obsesión para funcionarios gubernamentales y de inteligencia, y los empleados de Stratfor no son la excepción. El nombre del fundador de Wikileaks aparece 2102 veces el los correos electrónicos en los dos últimos años. El veneno reservado para Assange (y tambièn para Bradley Manning) en los correos internos es intenso: "idiotez sorprendente", dice un analista en relación a Assange. Otro escribe, refiriendose a las acusaciones de delitos sexuales contra Assange, como también a su historia familiar: "sacar un violador de las calles es sacar un violador de las calles. Además, su madre dirige un teatro de títeres". El mismo analista continúa en otro correo: "Espero que Manning y Assange enfrenten quichicientos cargos de espionaje." una nota final de otro analista de Stratfor, enviada luego del arresto de 16 hacktivistas de Anonymous en julio último: "Estos imbéciles deberían recibir la pena de muerte, junto con su héroe Julian=Assange."

Predeciblemente, no son sólo funcionarios gubernamentales y de inteligencia (actuales y retirados) que han  mostrado su desagrado con Assange. Luego de que Wikileaks anunciase el domingo que comenzarían a publicar los correos de Stratfor, elescarnió llovió de los sospechosos de siempre de la constelación de medios. Una respuesta típica: un editor de The Atlantic llamó a Wikileaks "una broma", descartando los correos de Stratfor desde el principio.

Esto me deja perplejo: Publicitar un total desinterés en los tejes y manejes de una empresa de inteligencia líder, cuyos clientes corporativos (quienes pagan hasta 40.000 dolares por los servicios de Stratfor) incluyen a Lockheed Martin, Goldman Sachs, y Bank of America - parece, por lo menos, de lo más antiperiodístico. Si Stratfor es una broma, que dice eso de agencias gubernamentales como la CIA y otros servicios fe inteligencia que proveen a Stratfor de empleados. Y si Wikileaks - una organización que ha dado algunos de los mayores golpes de periodismo en la historia- es una broma, de quièn, exactamente, nos reímos?

Através de estos correos ya hemos visto a una empresa, Stratfor, recibir pagor de grandes corporaciones para espiar activistas alrededor del mundo, conspirar con Goldman Sachs, y pontificar sobre equipos de futbol que lavan dinero.  Cualquiera sea el lado de que lo mireis, esto es noticias. Aunque es improbable que los correos de Stratfor vayan a tener el impacto que tuvieron los cables diplomáticos, o los Diarios de Iraq o los Registros de la Guerra de Afganistan, sí provéen otra exposición fascinante del tipo de organización que se esta volviendo cada vez más rentable y poderosa: empresas de inteligencia que empañan las fronteras entre funciones privadas y gubernamentales. Recuerda, cuando Burton dijo "nosotros" tenemos una acusación contra Assange, no se refería a Stratfor- se refería al gobierno de Estados Unidos, nuestro gobierno.


Michael Hastings es el autor de Los Operadores: La salvaje y aterrorizante historia interna de la Guerra de America en Afghanistan.